viernes, 25 de noviembre de 2011

TODO ES POSIBLE: CAPÍTULO 1

Centro de Londres, un soleado día de diciembre.
Una chica de trece años vuelve sola a su casa después de un largo día en su nuevo colegio: dos meses antes había dejado España para mudarse a la capital británica. Había dejado a kilómetros y kilómetros de distancia sus amigos de siempre, su casa, su vida, TODO. Su padre había encontrado un espléndido trabajo en aquella ciudad y, con su familia, se mudó allí por tiempo indefinido.
Después de aquel viaje, ella se pasaba horas y horas con su iPod escuchando música. Pero para ella no era cualquier música: One Direction eran un excelente ejemplo de que los sueños se pueden hacer realidad, que TODO ES POSIBLE. Dejar atrás su anterior vida había sido muy difícil para ella. Caminaba por una de las calles más transitadas del centro, con sus libros. En el colegio no tenía muchos problemas, ya que el idioma y la cultura inglesa le encantaba. En su iPod sonaba 'Gotta Be You', y ella estaba tan sumida en sus pensamientos que no vio a cinco chicos que
caminaban tranquilamente por allí, especialmente en uno, con el que chocó, provocando que sus libros se cayesen.
- ¡Lo siento mucho!¿Te ayudo? - dijo el chico girándose.
La cara de la chica se iluminó. Sus oscuros ojos marrones dejaron caer una lágrima por su mejilla de la emoción.
Aquel acento irlandés, aquellos ojos azules, aquel pelo rubio... era inconfundible. Se había encontrado a Niall Horan, con el resto de One Direction en pleno centro de Londres. Y en aquel momento se sintió la chica más afortunada del mundo.

Niall recogió los libros del suelo y se los dio. Le sonrió y ella le pidió una foto.
- Por supuesto - le dijo él.
Ella sacó su móvil del bolsillo y los cinco se acercaron a ella. ¡FlaSh! Cuando ella ya se marchaba, Niall la paró, apoyándole delicadamente su mano en la espalda.
- ¡Espera! -dijo él, nervioso - .¿Cómo te llamas?
- Aria - contestó ella, con emoción.
- Déjame tu móvil... - empezó a teclear en su iPhone, mientras ella lo miraba, curiosa -...ya está. Hasta pronto...
Él la despidió con una sonrisa. Y ella hizo lo mismo. Entonces miró la agenda de su móvil. En su cara apareció una gran sonrisa de oreja a oreja. Sus ojos brillaban de una manera distinta. Niall le había puesto su móvil en la agenda de contactos... (:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No te lo cresa mucho .. hay que seguir siendo humilde, pero lo cierto es que escribes muy bien. Has pensado alguna vez en hacerlo con más frecuencia? Te animo a que lo hagas. Cuentos, historias ... estoy segura de que mucha gente estaría encantada de seguir leyéndote.
Enhorabuena!

PASAxAQUI dijo...

Esta historia trata de que por muy imposible que sea todo, nunca hay que perder la esperanza, porque si la pierdes probablemente no te quede nada, pero si la mantienes, TODO ES POSIBLE, de ahí viene el título, siempre manteniendo la humildad y los pies en la tierra.
Muchas gracias por todo!!! La verdad es que me gusta escribir y donde mejor se ve es en el colegio xD porque no escribo mucho, la verdad, y estoy aprovechando para escribir en el blog :)
Muchas gracias por leerme ;)
Recuerdo (por cierto) que si os gusta mi blog podéis seguirme !!!
Gracias de nuevo! 1Beso (:

Sara Seovi dijo...

Hola guapa me encanta tu historia. escribes muy bien xfavor síguelo haciendo asi.
De tu buena amiga SARA SEOVI

PASAxAQUI dijo...

Gracias, seguiré escribiendo por supuesto jejej