sábado, 21 de enero de 2012

TODO ES POSIBLE: CAPÍTULO 7

Bueno, este capítulo es, junto al anterior, uno de mis favoritos hasta ahora. ¡Espero que os guste a vosotros también! Como siempre, os pido que me dejéis comentarios y opiniones, es agradable ver que la gente se emociona y se ríe con algo que escribes tú misma... gracias por leer mis capítulos y me alegro de que os guste 'Todo es Posible' !!! Sin más dilación, aquí tenéis el capítulo siete :)
(Clicad en más información para seguir leyendo cuando acabéis estos pocos párrafos)

Aria hizo memoria. Recordaba aquellos segundos como si acabaran de pasar. Pero un problema le nubló el pensamiento.

- Tienes razón, la vida da muchas vueltas. Pero… - Aria se giró, mirando hacia el otro lado de la habitación, aún tumbada en la cama – en poco tiempo empezaréis la gira y… yo quiero estar a tu lado.

- No eres la única – rieron.

Niall se levantó y se dirigió al lado hacia el que se había girado ella.
Se puso de rodillas en el suelo y apoyó sus brazos en el colchón, inclinando ligeramente el cuerpo hacia ella -. Aria, haré lo imposible para estar a tu lado.

Aria sonrió. Esta vez fue ella la que se acercó a Niall y le dio un fuerte abrazo. Al separarse el uno del otro, él se quedó mirándola, con dos hilos invisibles tirando levemente de sus labios haciendo que sonriera.
- ¿Qué pasa? ¿En qué piensas? – dijo ella.
- Nada, sólo que te quiero.

Aria inclinó la cabeza hacia un lado pensando en lo bonito que era lo que le acababa de decir el chico que tenía delante. Después se acercó a él y le dio un beso.

Cada vez entraba más luz en la habitación a través de las rendijas de las persianas, lo cual indicaba que la mañana estaba avanzando. Así que Aria y Niall decidieron ir a la cocina a desayunar, pero antes se arreglaron un poco: ella se recogió el pelo en un moño alto y en cambio, Niall simplemente se peinó un poco porque tenía el pelo un tanto revuelto a causa de las vueltas que da al dormir.

Cuando llegaron a la puerta de la cocina se encontraron con que los demás ya se habían levantado, y un delicioso olor a tostadas con mermelada y tortitas invadió todo el piso,

- ¡Buenos días, dormilones! – exclamó Zayn.
- Buenos días – respondieron ambos al unísono. Aria añadió: - ¡Qué bien huele!
- Vaya, gracias. He hecho yo casi todo – dijo Harry mirando a los demás, orgulloso de su obra maestra.

Mientras que preparaban el resto del desayuno, todos hablaban y bromeaban. Que si cereales por el aire, que si una taza de leche acababa en el suelo… pero por encima de todo, hubo risas. Muchas risas. Finalmente acabaron sacando el tema de la noche pasada:

- Bueno, ¿qué tal habéis dormido? – dijo Liam.
- Muy bien – dijo Louis -. ¿Y Niall y Aria? - los dos se miraron, intentando averiguar en qué pensaría Lou -. Venga, que os escuchamos hablar ayer por la noche.
- Es verdad – afirmó Harry -. Desde nuestra habitación se escuchaban vuestras voces. ¿Qué era eso tan importante que os teníais que contar a las tantas de la madrugada?
- ¡Eso! – exclamó Louis después de subirse a una silla, ponerse un trozo de galleta a modo de bigote y señalar a los dos, poniendo voz grave para hacerse el interesante, mientras que levantaba una ceja.
- Nada… - dijeron ambos a la vez.
- Mirad, tarde o temprano nos enteraremos, así que podéis decírnoslo. Además, ¿a quién se lo íbamos a contar? Confiad en nosotros. – comentó Zayn, intentando darles confianza con sus palabras.

Todos parecían ponerse de acuerdo para poner cara de pena, de esas que te hacen cambiar completamente de idea y te ablandan hasta que los que las ponen acaban consiguiendo su objetivo. Es que no podía evitar que la convenciesen por mucho que quisiera, y los dos acabaron cediendo. Aria, solamente moviendo los labios, le dijo a Niall que tenían razón, dándole a entender a éste que podía contárselo.
Tras unos segundos en los que el irlandés tragó saliva y carraspeó, finalmente se decidió a hablar:

- Ayer nos besamos – dijo.
- ¿Y…? – susurró Liam, esperando algo más.
- Y se supone que estamos saliendo juntos…

Todos se miraban, o bien sonriendo o boquiabiertos. Entonces Harry, sin decir nada, arrastró la silla y se levantó, y alzando los brazos miró hacia el techo mientras exclamaba:

- ¡¡Por fiiin!! ¡Por fin lo reconocisteis! ¡Si es que ya te lo dije en aquel mensaje, Niall…!

8 comentarios:

incondicional fan de Harry Styles dijo...

Dios mío :D me encantó haha sobre todo cuando harry se puso a gritar haha es tan loco y encantador... necesito el siguiente capítulo ya!!!!!!!

villanovense dijo...

jajaja esta muy bn el capitulo :) me encanta tu historia jajaja besosss ONE DIRECTION :)

María dijo...

MAS, MAS DANOS MAS, QUEREMOS MAS

PasaxAquí... dijo...

Me alegro de que os gustee !!! Pronto pondré el siguiente!!!

a directioner... dijo...

OMG! mencanta el capitulo, la historia, en fin, TODOO! jajjajaj
keremos el siguiente capitulo, keremos el siguiente capitulo
jajajjajaj
besos(L)

PasaxAquí... dijo...

Me alegro de que te guste la historia y el capítulo !!! Pronto pongo el siguiente, don't worry haha

Nora :D dijo...

Me encanta esta historia! Pasaros por la mía porfa: http://suddenly-it-happens.blogspot.com/
Incondicional fan de Harry Styles estoy contigo, Harry es perfecto! ^^

Alba Horan. dijo...

Me alegro de que te guste :)
Enseguida me paso y cuando pueda te comento!!